ÚLTIMA LLAMADA

“Ahora es el tiempo favorable, ahora es el día de la salvación”

2 Corintios 6,2


Cuando viajábamos en avión, porque ahora pisamos bien pocos aeropuertos, a menudo oíamos esa famosa cantinela de la última llamada para el pasajero tal o el pasajero cual.


Estamos acabando la Cuaresma, pero todavía no ha acabado… Así que aprovechémosla hasta el final, que como dice un dicho español: “Hasta el rabo, todo es toro”.


Al no ser cuatro días sino cuarenta, es fácil que uno haya tenido días de todo; algunos días de más oración y otros de menos, algunos de más ayuno y otros de menos, algunos de más limosna y otros de menos. Pero aún ese menos puede ser más. ¿Realmente de quién depende? De ti y de mí. Jesús nos llama y nos espera.


Tú puedes ser ese pasajero tal y yo el pasajero cual. Dios nos está invitando a hacer esa carrera que nos permita coger el avión.


Más allá de las metáforas y las comparaciones, entonces y solo entonces, satisfechos por el esfuerzo realizado, podrás gozar de la Semana grande de los cristianos y quizá vivas una Semana Santa como nunca antes. Quizá te sorprenda la profundidad de aquello que creemos y celebramos. Y quizá, tengas un encuentro con Cristo, que pasa y quiere quedarse contigo.


No tenemos nada que perder y mucho que ganar. Nos va hacer bien realizar ese esfuerzo. Hay que hacer ese esprint final, cueste lo que cueste. ¡Ánimo!


Para acabar, esta semana te propongo que recuerdes cada día por la mañana, y el máximo de veces que puedes a lo largo de las horas, que estamos subiendo a Jerusalén con Jesús.


¿Qué significa la expresión subir a Jerusalén? Es rememorar hoy la que sería la última subida de Jesús a la ciudad santa, su ciudad, su gente. Que a las pocas horas de ser aclamado con palmas, iba a ser rechazado y abandonado por esos mismos. Que fue a la Cruz y murió para darnos vida. Subir a Jerusalén es colarse entre la multitud de discípulos que seguían y acompañaban a Jesús, como uno más entre ellos, y tratar de revivir hoy esa subida dramática y tensa, siempre perenne y eterna del Señor, para consumar su obra salvadora. Eso es subir a Jerusalén. Escucha la llamada.

Pa’lante...

¡Ánimo todos!

Feliz semana y que Dios te siga bendiciendo. :)

P. D.: Si te ha gustado el texto, dale al corazón que hay abajo a la derecha.


221 views0 comments

Recent Posts

See All