top of page

DIARIO DE LA ESPERANZA - Día 13

“Es más dulce la vida de quien encuentra un tesoro”

Eclesiástico 40,18


Hace doce días empezó a correr un vídeo maravilloso: “La búsqueda del tesoro”. A mi parecer es el más original y propositivo de todos los que he recibido hasta ahora. Juan Manuel Cotelo compara la realidad que estamos viviendo, un drama, con las películas trágicas. Entonces compara la realidad y la ficción, para hacer una propuesta.


En ese tipo de películas hay dos protagonistas, que responden a dos perfiles bien distintos. Uno, el héroe, y el otro, al antihéroe. El antihéroe, primero, se pasa el día quejándose. No hace nada, sino que habla mucho. Segundo, busca culpables. No aporta ninguna solución, solamente ambiente de negatividad. Tercero, piensa en sí mismo, no piensa en los demás. Y cuarto, tira la toalla. Conclusión: si todas las películas tuvieran como hilo conductor al antihéroe, todas, acabarían mal.


Veamos el otro perfil. El héroe, primero, se para a pensar. Hoy, la avalancha de información que recibimos, puede colapsar nuestra capacidad de pensar. Segundo, el héroe actúa. No solo habla, sino que hace algo. Tercero, hace algo por los demás. Se siente parte de un equipo, de una sociedad. Y cuarto, el héroe va y gana. Se enfrenta a cualquier peligro y hasta el último instante no deja de luchar. Conclusión: si todas las películas tuvieran como hilo conductor al héroe, todas acabarían bien. Entonces, se nos propone como un casting abierto: ¿tú qué personaje quieres interpretar? Porque cada uno puede decidir… ¿Yo voy a ser héroe o antihéroe?


La propuesta que hace Cotelo es fácil de intuir: ser héroes. Y lo plantea como un juego: la búsqueda del tesoro. Porque detrás de cualquier sufrimiento humano hay tesoros escondidos. De hecho, los sufrimientos nos hacen más fuertes, más felices, más sanos, más generosos; con más fe, más esperanza y más caridad. Cada día nos podemos decir: ¡A ver qué tesoro escondido encuentro hoy! Aunque en un acto como de aterrizaje forzoso, mira a la cámara y recuerda que el envoltorio de todo esto es feo. Pero esconde un gran tesoro. Tesoros de solidaridad o de valoración de las personas, como el personal médico, los que nos alimentan o los políticos y gobernantes. Conclusión, si queremos que nuestra vida sea mejor, vamos todos a ser héroes; porque, como dice la frase de hoy, “es más dulce la vida de quien encuentra un tesoro” (Eclo 40,18).


Para acabar, la propuesta no podía ser otra que ver el vídeo y pensar qué personaje he sido hasta ahora: antihéroe o héroe; y quién voy ser a partir de hoy.


No lo olvidemos: esto va a pasar y Dios está con nosotros.


¡Ánimo, que HAY ESPERANZA!


P. D.: Primero, ver el vídeo de 6 min. de “LA BÚSQUEDA DEL TESORO” (te atrapa desde el minuto 1). Segundo, si te ha gustado este escrito o los de los otros días, dale al corazón que hay en la parte inferior derecha. Y compártelo por Whatsapp, reenviando el link que te ha llegado.


En la web encontrarás la sección PARROQUIA VIRTUAL con propuestas de sentido para estos días. Hasta mañana… Si Dios quiere. :)

339 views0 comments

Recent Posts

See All

コメント


bottom of page