DAR GRACIAS POR EL 2020

Updated: Jan 4, 2021

“Hay un tiempo para llorar y un tiempo para reír

Eclesiastés 3,4


Puede sonar raro el título de este escrito, pero ¿por qué no dar gracias por el 2020? No voy a decir que ha sido el mejor año de la última década, en términos generales, pero ¿por qué tiene que ser un año para olvidar?



Pienso que nos va a ir bien tener presente las dos reflexiones siguientes. Nos ayudará ver que ha habido sombras, pero también luces, muchas luces.


Primero, no todo ha sido covid. Si te fijas, vivimos un poco al son del virus, pero no sé si estás de acuerdo con que hay mucho más que coronavirus en el mundo. Y decir eso no significa no ver los estragos que está provocando, pero lo digo para que nos demos cuenta de la espiral en la que podemos caer. Para algunos solo hay un tema del que hablar. Yo os he de confesar que utilizo una estrategia para que las conversaciones no sean monotema. Muy sencillo, directamente suelto temas diversos de conversación, con permiso del señor virus, para que la gente vea más allá. Y además, empalmando un tema con otro, ¡con algunos hasta más de diez minutos...! Parece asombroso, pero todavía hay personas capaces de hablar sobre otros temas, sin hacer referencia alguna al covid.


Segundo, también ha habido mucho de bueno en este año 2020. De hecho, afirmar esto puede sonar casi a provocador, pero estoy profundamente convencido de ello. Fíjate en un símil. Comparemos lo que vivimos en un año con lo que vivimos en toda una vida. De la misma forma que, si una persona vive cinco años seguidos encadenando problemas graves uno tras otro, no diremos que toda su vida ha sido desgraciada, tampoco podemos decir esto del 2020. ¿No sería caer en una equivocación?

Si hacemos una lista de lo positivo que ha generado precisamente la pandemia, la lista será larga. Citemos solo algo. Piensa en el sacrificio de sanitarios, maestros, transportistas, los trabajadores de los supermercados, y un largo etcétera. O la gran oportunidad para muchas familias de poder estar juntos muchas horas. O la compasión y generosidad que ha aflorado en muchos. Cuánta bondad, paciencia, cuánto amor...


Está claro que para muchos ha sido un poco para olvidar, pero pienso que todos debemos saber ver que ha habido más que el dichoso covid y que también ha habido mucho de bueno en este 2020.


Vamos a pedir a Dios que el 2021 sea un año muy bendecido y que nosotros sepamos ver las bendiciones derramadas por ahí. Fíjate, porque muchas puede que caigan a tu lado...


Para acabar, esta semana te hago una propuesta doble. La primera idea es que pienses en qué otros temas son realmente importantes e interesantes de los que hablar y que no tienen relación directa con el covid. La segunda, que pienses en aquello de bueno que has visto en el 2020, en la gente o en ti, fruto de la pandemia o sin que tenga nada que ver con ella.


Y, si no has visto el vídeo de FELIZ 2021, aquí lo tienes.